¿Cuántos años podríamos alcanzar a vivir?

pesce

A todos nos gustaría mantener una buena salud y poder retrasar el envejecimiento que, antes o después, nos afecta a lo largo de la vida. En principio nuestro cuerpo-células está diseñado para generar pocos radicales libres y nuestras grasas, proteínas y vitaminas (células) no se oxidan fácilmente; pero el sistema se deteriora a medida que pasan los años o se descontrola cuando hay condiciones patológicas detrás que le hacen perder su capacidad de funcionar.
Por ello, podemos hacer prevención con algunas Intervenciones que consiguen que vivamos más y mejor, como por ejemplo a través de la dieta.
De una investigación efectuada por el Dr. Reinald Pamplona Gras, Catedrático de Fisiología de la Universidad de Lleida y responsable del grupo de investigación de Fisiopatología Metabólica, con una restricción calórica de un 30% aprox. (1/3 parte), decantándose por una dieta a base de fruta, verduras, algas, pescado, poca carne, ni leche ni azúcar y añadiendo una serie de ejercicios que quemen la misma cantidad de calorías, se consigue que las membranas de las células se vuelvan más resistentes, hay una mejora en la memoria, reducción del riesgo de cáncer, adelgazamiento y menor riesgo cardiocirculatorio.
La restricción de proteínas es la más eficaz pero también los lípidos, así como la reducción del 40% de la ingesta del aminoácido metionina (lácteos, café, chocolate, bebidas con alcohol, cerveza, arroz, patatas y carne roja contienen mucha metionina) juegan algún papel importante en este proceso.
La composición de los alimentos condiciona nuestra genética y a su vez la base genética condiciona nuestro potencial de sobrevivencia;  los nutrientes ofrecen energía y antioxidantes útiles para combatir la oxidación y el proceso de envejecimiento y dado que la velocidad de oxidación determina nuestra expectativa de vida, solo con modificar nuestros parámetros de alimentación podemos mejorar aquel factor que puede alargarla.
Por ejemplo, la dieta mediterránea se caracteriza por una ingesta baja de proteínas y un aumento del consumo de verduras, fruta fresca, frutos secos y legumbres, ideales como fuente de carbohidratos y elementos claves en la dieta, el aceite de oliva es especialmente protector y el vino un buen antioxidante.
A nivel experimental, se prevé que este tipo de dieta puede lograr que vivamos entre un 15-20% mas, reduciendo drásticamente la aparición de cáncer y problemas cardiovasculares o neurovegetativos; si además añadimos ejercicio físico moderado en el tiempo, conseguimos entonces optimizar nuestro sistema y favorecer que se oxiden menos nuestros órganos.
En un futuro no tan lejano podremos vivir hasta los 120 años, quizás… no lograremos la eterna juventud pero si al menos  más calidad en nuestras vidas.

By | 2013-11-25T15:51:08+00:00 noviembre 25th, 2013|Salud y bienestar|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment