Proyectos innovadores en el mundo de la hostelería y del turismo de Andalucía – 2ª parte.

AndalucíaUna de  las vertientes que tiene mayor peso en Andalucía es la iniciativa de empresarios que quieren impulsar el desarrollo sostenible y la diversificación socioeconómica de la Comunidad, aunque no siempre es fácil ponerlo en práctica. La capacidad de coordinación y colaboración de personas como Antonio Reyes Sallago, Asesor de Empresas especializado en actividades relacionadas con el turismo, el vino y la gastronomía, (Patrono de la Fundación Universo Accesible y miembro de la Junta Directiva del Círculo de Artesanos de Sanlúcar etc.), es sin duda fundamental para reforzar las líneas de actuación del sector, cuyos objetivos son la promoción del turismo local entre otros asuntos: “Toda mi experiencia pasada como Delegado de Fomento de Empresas y Turismo del Ayuntamiento de Sanlúcar la pongo al servicio de mi tierra” comenta Antonio Reyes, “Creo que casi nada es imposible de lograr cuando se pone todo el empeño para conseguirlo”.


De todas formas, romper barreras y moldes culturales donde aún predomina la desconfianza es algo complicado.

 “El tema salinero en Andalucía es un mundo aparte” explica Elena Ferrero de Proasal-Salinera de Andalucía S.L., “Todo el mundo miente sobre la producción, cantidad de lluvia y se ponen precios como si tuviesen meno sal que la de verdad. Es imposible fijar precios mínimos y actualmente están a la baja; hace dos años que Proasal exporta el 80% de su producción al extranjero con el propósito de mantener los precios del sector de una forma más razonable, pero sin mucho éxito. Como la mayoría son empresas familiares, no hay visión internacional”.
En España las salinas más importantes están situadas en el Delta del Ebro, en Santa Pola, Alicante, Cádiz y Sanlúcar. Proasal tiene dos salinas, por un total de 1.300 ha, pertenecientes al protegido Parque de Doñana, cada una tiene su circuito de cristalización y la cosecha se hace una vez al año, después del verano y tardan 6 semanas en recolectar (rezando a que no le llueva).

“En un año malo podemos recoger 70.000 toneladas y en uno bueno hasta 200.000 toneladas de sal, prosigue Elena Ferrero. En cuanto a la primera capa, llamada flor de sal que se considera la “nata de la sal”, todos los días se forma y antes de que caiga al fondo y se haga sal, se recoge. Hay una producción de 10.000 toneladas, aprox. 0,1% de la producción total y en 2014 casi toda la producción, 100.000 toneladas de sal de alta calidad se ha vendido a  Canadá para ser utilizada en caso de nieve para el deshielo. En 2013 pasó lo mismo y se exporto a Holanda, todo esto por no conseguir en España colocarla a precios justos”.
Por eso, visto el panorama desolador, se ha creado un Clúster de siete salineros y pescaderos para encontrar la forma de salir adelante, proponiendo entre otras cosas nuevas sales aromatizadas con hierbas y especies para uso gourmet o jornadas autenticas de pesca en las Marismas (una de las más grandes e importantes de Europa) del Parque Nacional de Doñana.

La desembocadura del rio Guadalquivir se llena de barro, limo y nutrientes y por eso hay más concentración de peces, algas y una fauna ornitológica muy interesante. Aquí se suele decir que “si el mar se pudiera masticar sabría a ortiguilla” (anémona marina), un sabor muy autentico de las zonas costeras de la provincia de Cádiz.

El ecosistema de dunas móviles paralelo al mar es otro fenómeno exclusivo del parque natural de Doñana; el viento empuja solo la arena más fina que recubre la vasta vegetación de pinos piñoneros a los que se los tragan las dunas, mientras por debajo del suelo una gran bolsa de agua, un acuífero manantial subterráneo, hace que se reproduzca siempre el mismo ciclo de nacimiento y muerte de los pinares y enebros, cuyas raíces flexibles les identifican como  “los arboles que cabalgan las dunas”.
Andalucìa
Y no solo hay árboles que cabalgan las dunas sino también los jinetes de la Real Escuela de Caballos de Jerez, que en Cómo Bailan los Caballos Andaluces dan muestra de toda su arte en un espectáculo único, máxima expresión de la labor realizada en la Escuela para la conservación del prestigio de la equitación, la raza de caballos españoles, las tradiciones y la cultura andaluza.
No obstante, la implicación de la Escuela va mucho más allá, ya que son varias las actividades que desarrolla, entre ellas la formación de profesionales en distintas áreas (doma, reproducción y cría, artesanos de Guarnicionería etc.) además de unas instalaciones que ofrecen un escenario único para la celebración de todo tipo de actos y eventos; el Museo del Arte Ecuestre y el Museo del Enganche completan, a través de un recorrido ameno por el mundo del caballo, la visita de este magnífico escenario, uno de entre otros de la bella Andalucía.




By | 2017-10-27T13:58:45+00:00 mayo 5th, 2015|Turismo|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment